Toldos y pérgolas a lo largo de la historia

Toldos y pérgolas a lo largo de la historia

La mejor manera de proteger tu casa de los rayos de sol es pidiendo precio para toldos en Tenerife. Y es que en los días más soleados y calurosos, contar con un toldo en tu casa de Tenerife es algo que no tiene precio.

En la actualidad, encontrar una empresa que te ofrezca un buen precio en toldos en Tenerife no es algo muy complicado, ¿pero te has preguntado alguna vez cómo eran las cosas antes, cuando comenzaron a surgir los primeros toldos de la historia?

El origen de los toldos se sitúa en África y Oriente Medio. Los pueblos antiguos de aquellos calurosos lugares encontraron una solución perfecta para mantener un ambiente fresco en los mercados y bazares cubriéndolos con pieles y otros tejidos.

Hoy, como sabes, es cada vez más habitual construir estadios de fútbol cubiertos, para proteger a espectadores de las inclemencias del clima. Sin embargo, no creas que esta idea y su ejecución es algo nuevo para el espíritu del hombre, pues ya en la época romana se llegó a construir un espectacular toldo retráctil que se desplegaba sobre el gran Coliseo romano. Este enorme toldo era conocido como "velarium", y estaba fabricado con lino, madera y cuerdas.

Pero es necesario viajar hasta el siglo XIX para observar un uso generalizado de los toldos y pérgolas. Aquellos toldos llevaban copas decoradas con bolas o puntas de lanza y postes metálicos adornados con filigranas, y eran atornillados a las fachadas de las casas.

Ya a finales de siglo, se inventan los toldos proyectables en los Estados Unidos, cruzando el charco con rapidez y evolucionando fulgurantemente hasta llegar a los toldos actuales. En los últimos tiempos, la electrónica ha permitido incorporar motores y automatismos a los toldos, lo que puede ser considerado "el último gran avance" para toldos.

Si buscas los toldos más actuales de Tenerife, visítanos en M.m. Toldos y te asesoraremos.

haz clic para copiar mailmail copiado